domingo, 17 de marzo de 2013

Cadáver Esqueleto: Poesía y Rock and Roll





Poesía y Rock and Roll
Bar La Draga
16 de marzo de 2013

De la mano de un nutrido grupo de poetas y al ritmo trepidante de la banda de rock  Ultraligeros, la velada del sábado vibró poesía y ritmo enloquecido en un ambiente desenfadado en el que el público que llenó La Draga disfrutó cada minuto, desde el primero hasta el último, de las dos horas y media de una más de las ya numerosas noches poéticas bilbaínas. La magia que no cesa volvió a apoderarse de esta iniciativa poética que pone los versos encima de los mostradores de los bares siempre bien arropados de buena música.

Toda la noche fue una suerte de interpretaciones distintas, y como en un juego caleidoscópico las diferentes facetas de la poesía asomaron con buen ritmo ofreciendo recitados profundos, de calidez amorosa o desgarro social, atrevidas actuaciones provocadoramente rockanrolleras, monólogos de inspirada ironía, versos intimistas en la voz de los rapsodas y una frenética e impulsiva alegría al ritmo de las canciones interpretadas con el ritmo del Rock and Roll.

Sigue sorprendiendo la variedad de edades de quienes siguen las noches poéticas y asombroso resulta también comprobar cómo todos disfrutan de la experiencia. Personas de setenta y ochenta años codo con codo con jóvenes de veinte  y  pocos más. Una maravilla. Lo que pone de manifiesto que la cultura no tiene edad; al menos, cuando es presentada y ofrecida sin trabas, etiquetas ni elitismos.

Las Noches de LUPI colaboraron con la presentación de otros cinco autores que recitaron, leyeron y declamaron sus poemas y con los que editarán un segundo libro. El primero, Las Noches de LUPI en Portugalete, dará paso al que llevará el título de Las Noches de LUPI en Bilbao, con la colaboración de Noches Poéticas y desde el ambiente de las veladas de los bares que transitan.

Y en medio de la noche, la inspiración de treinta y cuatro de los asistentes que llenaron el bar, hizo posible que el cadáver esqueleto se descoyuntara los huesos con cada verso escrito. Una magnífica aportación que todos disfrutamos en su lectura tras la actuación de Ultraligeros. Ahora volvemos a disfrutarlo aquí y seguir su ritmo juvenil en la frescura del poema.


Cadáver Esqueleto:
Poesía y Rock and Roll

Tu mirada siempre guiará mi ruta,
la exaltación recorre mi cuerpo en la noche:
cerveza fría, compañía de amigos,
la noche eléctrica,
juventud,
mover el mundo con los labios.

El Rock and Roll despierta los sentidos, activa los huesos,
me levanta los pies del suelo.
En las alas de tus versos claman mis huesos
con ritmos imposibles,
ultraligeros, rockeros, moteros,
poetas del infierno con voces rotas celestiales
en la noche en que nos abandonaron los dioses.

Embriágate de esta música, poesía y amor,
rock que agitas mis caderas,
que estremeces mis recuerdos,
que acompañas mi historia.

Hoy me siento bien.

Seis cuerdas, seis versos de acero.
Alegría, juventud, ¡vida!
Rock and Roll, arte, música, ¡vida!
Quiero gritar gutural; vibra mi garganta,
palabras percusivas tiemblan en las cuerdas.
Es fuerza y pasión,
agua brava del mar Cantábrico que apasiona.

Cemento, zapatos azules y Elvis;
rabian las cuerdas mientras brotan fusas
como rugido de fas
y mezcla lo imaginado dándole vida
a  lo soñado.

Me ajusto mi camiseta, ahueco mi falda de vuelos.
¡Dancemos al compás de los poetas,
bailemos con la rima y los sones,
que mi vida es pasión y movimiento!

Noches Poéticas
De la composición del texto: Julio G. Alonso



2 comentarios:

Amaia Villa dijo...

Esta vez no pude estar porque estaba pachucha pero ¡menudo cadáver más rockero! Ha quedado genial mezcla de rock, poesía y baile. Parece mentira que este hecho a tantas manos. Como siempre sabes darle una muy buena forma.

Julio dijo...

Amiga Amaia, el "cadáver esqueleto" lo voy componiendo a medida que las personas que quieren colaborar van escribiendo y entregando sus papeles con sus versos. Los pongo todos boca a bajo y voy dándoles la vuelta y escribiendotal y como lo recibo. Si alguien escribe más de un verso, escojo el primero o el que me parezca más "guay". Después separo los versos en posibles estrofas, pongo los signos de puntuación ¡y ya está!
Cada noche es igual y como todo el mundo puede verlo siempre en vivo y en directo. El mérito es vuestro; yo soy un mero transpunteador. Eso sí, al leerlo, hay que poner "un pelín" de intención...
Gracias por leer, comentar. Siento tu ausencia de la última divertida velada y espero que ya esté bien del todo.
Salud.