lunes, 22 de octubre de 2012

Café Teatro Mistyc y Café Boulevard: dos eventos de Noches Poéticas


Café Teatro Mistyc y Café Boulevard: dos eventos de Noches Poéticas

Las jornadas del 19 en el Café Teatro Mistyc y del 21 en el Café Boulevard, dentro de la programación de la Semana de la Poesía y el Cine organizada por la Biblioteca Bidebarrieta del Ayuntamiento de Bilbao, se llenaron del encanto de la música, las imágenes y diálogos sobre diferentes películas y, sobre todo, de la voz en los versos de los poetas que intervinieron. La participación en ellas del poeta y cantautor Ángel Petisme, la soprano Miren de Miguel, el joven pianista Álvaro la Serna o el más joven aún Esteban Sciammarela más la actuación de Manu el del Cajón, hicieron de ambos eventos una ocasión para los gratos recuerdos junto con las lecturas y puestas en escena de distintos motivos del cine de los componentes de las Noches Poéticas: Asier Triguero, Alberto Arzua, Julian Borao, Mónica Nude, Ritxi Póo, Javier Arnáiz y Julio González Alonso.

En la matinal del día 21 en el Café Boulevard, también tomaron parte algunas personas seguidoras de las Noches Poéticas, como Laurano, Pepa Agüera, Santiago Liberal, Titina Blanco, Katy Parra, etc. y, con motivo del día de elecciones, se organizó la participación del público con la propuesta de Hoy, yo voto poesía. Al efecto, se instaló una especie de urna y se distribuyó una cuartilla encabezada con dos versos de Ángela Figuera sobre la figura de Blas de Otero y la reivindicación de la palabra. La petición fue que, por un momento, todo el mundo fuera poeta para dar continuación y completar el poema con unos versos más, seis u ocho o lo que la inspiración diera de sí. Los poemas así acabados se introdujeron en la urna a modo de voto y al final de la mañana se extrajeron tres de ellos al azar a los que se dio lectura. El conjunto de todos los trabajos los dejamos aquí, a modo de cadáver esqueleto o cadáver exquisito como los que acostumbramos a escribir en nuestras veladas. Esperamos que sea este poema a favor de la libertad y la palabra de vuestro gusto. Aquí está:

Ya lo dijo Blas –punto redondo-
que la palabra nadie nos la quita.

Ángela Figueroa


Que no hay silencio
aun en el pensamiento.
Que podemos usarla
como escudo
o como arma
o como caricia abierta
siempre.

Déjala volar
entre pájaros y mariposas,
déjala suelta,
sin doblar…
llama
limpia de alba.

Mi voz poco acostumbrada
bulle en el fondo
y por ti grita,
grita en silencio.
Quiero que me oiga el mundo,
pero sólo yo escucho,
sólo yo me entiendo.

¡Ella vive, vive!
Transita juguetona
entre los vericuetos
de la esperanza;
deja tras de sí
cúmulos de significados
bordando la frontera
del corazón.

¡Usémosla para enriquecer,
para embellecer!
No para dañar.
Usémosla para compartir,
no para avasallar.
¡Usémosla para generar alegría
y libertad!

Ya lo dijo Blas –punto y seguido-
que la razón ni se vende ni se alquila,
que podrá llegar la galerna,
pero siempre habrá un rayo de luz que nos asista.
Ya lo dijo Blas –punto pelota-
que la luz de las obras nadie la aniquila.

Pero hay veces en que la palabra
nos es concedida gentilmente,
a condición de que no escape
de la cárcel del sueño, del deseo
imposible… gritos en el cielo
que nunca serán en la tierra actos.

Palabras para escribir poesías,
palabras para gritar verdades.
Ya lo dijo Juan –punto pelota-
que la verdad nadie nos la roba,
verdades para romper cadenas,
verdades para regar comienzos;
ya  lo dijo Pedro –punto y aparte-
que jamás romperá mi palabra,
que jamás negaré la verdad.
Y ahora digo yo –punto y final-
cuidado con el orgullo;
cuando te den la palabra
piensa en el bien del otro
y olvídate de tu verdad.

La vida es un camino,
la palabra es libertad;
no dejes de decir lo pque piensas
porque si no lo dices
triste vivirás.

Como nadie nos roba el pensamiento
que en la voz del silencio reverbera
en callada y osada libertad
porque fluye con cada melodía
porque llena en sus sílabas los sueños
porque brota el amor de las palabras.

Por primera vez lo han intentado;
querían quemar mi palabra,
pero sólo han herido un papel.
La palabra no nos la quita nadie.

Virtud que se nos da es la vida
para expresar sentimientos,
quietudes y esperanzas que anhelamos,
palabras bien dichas aunque mal interpretadas
hacen daño sin querer. Pero recordad,
palabras, palabras son.

Aunque muchos lo intentan,
¡vaya si lo intentan!
Unos con armas y otros con sus leyes,
con los ejércitos o con los periódicos,
con el control de los medios
y el de los cerebros.
Pero la palabra es nuestra,
y mientras la ejerzamos
no dejaremos de ser
libres.

La palabra nadie nos la quita,
ni a los niños su sonrisa.
Paza y amor en el mundo
es lo que la gente grita.

Una mañana al amanecer
descubrí que al final
éramos libres y no era
un sueño
que había tenido.

Noches Poéticas
Composición del texto: Julio G. Alonso

0 comentarios: