viernes, 4 de mayo de 2012

PIERNAS.- Cadáver exquisito del 3 de noviembre en Amor de Madre en Bilbao.



Como ruedas de ese tren que me llevan inexorablemente a ti,
cruzadas al viento.

Columnas del asombro, raíz de ardiente curvatura cuando te nombran necesaria, o atractiva.

A veces tan largas y esbeltas que a la imaginación parecen peludas y tiernas.

Dejaron de caminar y me dejaron moribundo, solo ante lo inevitable, justo cuando habían sido sensuales autopistas al cielo.

Fuerza y perfección, tiernas sendas desde tus pies cuando llevas las riendas.

Centímetros de piel tibia, suave, bajo las sábanas.

Dos velas sin fin
se ensamblan a mis caderas.
Dos haces concluyentes unidos a la esencia… luz….

Columnas de mármol que sostienen mi utopía…
Me gustan porque saben a camino y a recuerdos,
a deseo de ida y vuelta.

Se movían al ritmo de la música e invitaban a seguirlas.
dando el pulso y el ritmo a mis pasos.

Erguidas autopistas del camino al epicentro….
Ascensores paralelos subiendo a la habitación de tu ombligo

Siempre las reservo para el final.



Noches Poéticas
Montaje del texto: Julio G. Alonso

0 comentarios: