viernes, 4 de mayo de 2012

NOCHE POÉTICA EN K-2


NOCHE POÉTICA EN K-2, calle Somera de Bilbao.
11 de enero de 2012

La velada estuvo marcada por los tintes de despedidas a Óscar Alberdi, fallecido de forma repentina el pasado 27 de diciembre. Dadas las circunstancias, variamos el formato de la noche excluyendo la realización colectiva del cadáver exquisito y dando entrada a las intervenciones que quisieron hacer este homenaje póstumo a Óscar leyendo algunos de sus poemas o dedicándole otros.

No resultan gratas estas clases de veladas. Constatar que la vida es un accidente nos hace tomar conciencia de la fragilidad de nuestros sueños y nos empuja a una cierta tristeza cuando alguien próximo nos pasa factura con su testimonio al cumplir el compromiso de este trance. Pero también es justo reconocer ese vacío que queda a nuestro alrededor, que nos hace un poco más solos en el camino.

Como parte más feliz de la noche, podemos contar con la cantidad y variedad de pinchos que se nos ofrecieron para degustar al comienzo de la sesión, exquisitos y muy oportunos para afinar instrumentos, voz y poemas. Un excelente detalle. En la parte musical quiero destacar dos buenas noticias; una, la incorporación de un nuevo pianista llamado Álvaro Laserna, joven, experto y creativo, que acompañó muy bien los recitados; la otra buena noticia es la de la actuación impecable de Javier Triguero a la guitarra con dos temas poéticos de Goytisolo y del Arcipreste de Hita, dando cabida a la participación del público.

Hubo más cosas buenas y otras sorpresas. Tal vez, entre las sorpresas, me llamó la atención la actuación de uno de los poetas consagrados de Bilbao empeñado en meterse con las clepsidras y los rododendros en favor de las putas y la viagra. En fin, no es que sea especialmente fervoroso de las clepsidras, pero aparte de parecerme una palabra muy sonora y sugerente, creo que su relación con el tiempo la hace muy útil también a efectos literarios; lo que tampoco me parece ser de acuse de recibo es regodearse en la palabra puta repitiéndola más de veinte veces, título del extenso poema, incluído. Pero cada cual es cada cual, y allá el vate con su discurso, estilo y recitado.

También, entre las cosas buenas, hay que destacar tanto la asistencia de público como la participación, cada vez más variada y numerosa. Algunas personas con ganas de intervenir tuvieron que desistir de hacerlo y abandonar el local dada la hora. Pero en otra ocasión les tocará el turno antes. No quiero, tampoco, dejar de subrayar la dedicación y entrega del equipo organizador de las Noches Poéticas, renunciando a parte de su protagonismo, incluso renunciando a hacer sus propias lecturas, en favor de los demás. Algo que les honra; pero algo que tampoco, estimo, debe convertirse en norma, ya que de entre ellos es de donde se nutren las mejores aportaciones a las veladas.

Dicho lo anterior, no me extenderé en más detalles de la jornada del día 11 en el K-2. Ahora toca esperar la próxima y esperar que la poesía, una vez más, circule por las venas de Bilbao y sus calles en la voz de sus poetas, grandes y pequeños, todos inmensos y generosos con sus versos.
Sea y salud.

Julio G. Alonso


Nota.- Después de leer el comentario de Ana Muela y darle todas las gracias por su generosidad, como me resulta imposible acceder a los comentarios, lo dejo aquí: ¿alguien puede decirme el nombre del nuevo pianista de las Noches Poéticas?
-Gracias, Julian. Ya está apuntado: Álvaro Laserna.

0 comentarios: