lunes, 6 de mayo de 2013

Noches Poéticas en el II Encuentro Internacional de las Artes y las Letras del Mediterráneo en Almería





Solamente podemos empezar por contar todo lo bueno que encontramos en esta convocatoria, porque no hubo nada malo, ni siquiera regular. A la campechana camaradería del coordinador Guillermo George Hernández, de la Asociación Cálamo, hay que sumar el trato cordial, el abrazo amigo y la entrega de poetas y organizadores para disponer de escenarios como el de la Mesa de Roldán en Carboneras, bajo el dominio majestuoso del faro y el trato afable de Mario Sanz Cruz, farero, poeta, artista y anfitrión en nombre de la Asociación Destellos, así como la entrega de Javier Irigaray y la de las personas del Colectivo Argaria transmitiendo su respeto y amor por el poeta Antonio Jesús Soler Cano y ofreciéndonos el marco envidiable del Cabezo María, volcán y ermita, a cuyos pies nos agasajaron con productos de la tierra bien elaborados, bien cultivados, envidiablemente dispuestos. Patatas a lo pobre, naranjas de las que ya no quedan más que en rincones como Antas, chorizo, morcilla y huevos fritos de gallina de corral, y postres hechos con manos artesanas como las de Janine, artista holandesa, pintora, que recaló en estos parajes almerienses para siempre, o el vino natural, generoso en bota, grato en vaso, fresco en la boca. Gentes laboriosas, cultas, amantes de la música y la poesía. Poetas almerienses y murcianos en la altura y el dominio de la palabra.



Eso fue lo que encontramos y vivimos. Entrevista en Radio Candil de Almería; visita al Instituto de Estudios Almerienses de la mano de su director, Rafael Leopoldo Aguilera; velada de Carboneras en el faro, y despedida en Antas, con otro recital al que dio entrada el Grupo de Cámara Azahar, muy joven y entregado, y puso el colofón del cierre el cantautor Antonio Román Martín, contagiándonos de la fuerza de sus composiciones en las letras de poetas como Miguel Hernández.

Entre todo ello, mencionaré la ocasión especial de conocer en persona al poeta almeriense Perfecto Herrera, acompañado de su mujer, Antonia, y volver a compartir con el también poeta almeriense Alonso de Molina y su mujer, Pilar, en la velada del faro y en la agradable cena que pudimos disfrutar en Carboneras con la compañía, también, de Agurtzane, mi mujer.

Noches Poéticas, representadas por Alberto Arzua, Asier Triguero, Julián Borao, Javier Arnaiz y Julio González Alonso, hicieron todo lo posible por estar a la altura y corresponder a tan magnífica acogida. Como poetas invitados ofrecimos la presentación en clave de Noches Poéticas, con cierto desenfado y mucha seriedad. Me consta que el público disfrutó mucho con la propuesta diseñada por Alberto Arzua. El estar arropados por las voces de autores como los que aparecen en el cartel, también ayudó mucho a llevar a buen puerto la empresa poética.



En nuestra línea, ofrecimos elaborar el poema colectivo que nosotros llamamos Cadáver Esqueleto (superando al cadáver exquisito de los surrealistas franceses) con el tema y título de Almería. La propuesta y la escritura se hicieron en el faro de la Mesa de Roldán. La premura de tiempo para componer cada hueso de este cadáver y la participación tan grande del público, hicieron que nos quedara el que lleva por título: Cadáver Esqueleto Incompleto de Almería.

Además de agradecer la participación y pedir disculpas a quienes no encuentren su verso en este cadáver esqueleto, queremos ofrecerlo aquí, como reconocimiento al esfuerzo y la participación de todos.


 Cadáver Esqueleto Incompleto de Almería

Noche oscura, negra y cansada de tu ausencia
es una lengua de metal mediterránea,
díme tú, si acaso lo sabes, dónde vive la libertad
volcánica, profunda como el tiempo,
premura en el tiempo.

Siente la luz, escucha el silencio,
noche blanca de leve espuma,
oh mar maravilloso,
desierto azul que se despoja en escamas de piel terrosa,
viento, polvo, sur
y sol y mar,
espartos y piteras, praderas de poseidóneas,
Almería y la ciudad de la bahía,
Almería, luz y flor, clavel en la noche,
sube al sol cada día,
somos supervivientes de amaneceres sin salida
entre agua y cielo, entre agua y cielo.

Me lo decían mis padres, no pierdas el norte;
el pájaro vigila el ojo de la aguja,
la quilla que al decir, dice adiós a los dioses
al abrir la ventana y sentir la luz en la piel.

Está anocheciendo y las palabras nos invaden;
la dignidad de Almería, la dignidad de un pueblo,
aridez y vergel, todo en una tierra de partida
y de acogida.
Pon tu mano en la frente, tapa el sol;
el azahar y la luz se hacen
en tu istmo.

¡Huir de la luz,
huir de la luz! Luz,
arenas, espuma,
vida.

Noches Poéticas
De la composición y el texto: Julio G. Alonso



2 comentarios:

Pedro Vera dijo...

Queridos amigos (sí, digo amigos), ha sido un placer coincidir con vosotros en esta mini gira almeriense que nos ha dejado, creo que a todos (público y participantes activos), un regusto que difícilmente pasará al olvido.
Gracias por ser tan naturales, asequibles y humanos.
Os espero de nuevo por Murcia y hacedme un hueco que amenazo con visitar esas noches poéticas.
Abrazos para todos, amigos y continuamos en contacto.

Noches Poéticas dijo...


Amigo Pedro, creo que compartimos sensaciones e impresiones sobre lo vivido en Almería. Estaremos encantados de recalar en Murcia e igualmente encantados con tu visita y participación en Noches Poéticas. Abrazos.
Salud.

Julio G. Alonso