viernes, 4 de mayo de 2012

La camisa.- Cadáver exquisito de Las Noches Poéticas del 18 de abril en Bluesville, Bilbao.


Traigo la camisa roja,
ese muro tejido que se alza entre dos pieles,
la piel y tu blusa ceñida a mí transpira mi aliento.

Tu camisa me gusta puesta, pero quitada me gusta más.
Cubre tu pecho desnudo el hilo roto del gusano de seda,
abrazo y refugio que cae tras el abrazo
y pienso a veces en tu sostén que me embriaga y ahoga.

Arrópame, que la noche es fría y no hay luna.
Vistes las vergüenzas de mi naturaleza desnuda ante el espejo
con una camisa blanca de blonda y puntilla,
retales de aquel día que envuelven la misma piel bajo el olor del miedo.

Abróchate la blusa linda que un día te quise desabrochar;
asomaba entre los botones el vello que acaricié,
sí… cuando se deslizó por mi cuerpo, me gustó.

¡Rompe mis botones! Ya me tirará la sisa
con sudor en verano, y yo a ritmo de tu blues
botón a botón, diente a diente,
segunda piel almidonada
junto a los pechos, siempre apretada y libre
a la vez, así tus senos de algodón
se traslucen en melancolía transparente
de cuadros con colores.

La camisa negra con el futuro negro,
la camisa que me aprieta
y un rumor último y sordo la despega,
la camiseta mojada que transparenta unos senos sensuales,
blanca, silenciosa, húmeda, camiseta muerta
cuyos botones crean una hilera del límite y contorno de tu cuerpo,
camisa rota, camisa rasgada, camiseta destrozada
y el cadáver esqueleto
va vestido con un peto.


Noches Poéticas
Montaje del texto: Julio G. Alonso

1 comentarios:

Julio dijo...

Me pareció muy interesante la propuesta de llamar "cadáveres esqueletos" a estas creaciones colectivas. Creo que las Noches Poéticas lo puede usar como propio y a la vez que la denominación conocida -una de ellas- de "cadáver exquisito". Por distintas razones, una de ellas la de elaborarse con un método propio y diferente a los "cadáveres exquisitos" al uso.
Salud.